El atlántico norte bajo presion

Tan caprichoso como pueda parecer, el tiempo sobre las orillas del Atlántico tiene sus tendencias, las cuales cambian con el transcurso de los años, en relación estrecha con el océano. Desde América del Norte hasta Siberia, lluvia o sequía, frío o calor, vientos violentos o calma, dominan a veces la meteorología sobre las regiones ribereñas.

Este tipo de observaciones se llevan realizando desde el siglo XVII. Sin embargo, es con la llegada de los satélites que ha sido posible el seguimiento continuo y a largo plazo de los océanos y de la atmósfera, necesario para la comprensión de estos fenómenos. Una de las claves para conseguir una previsión fiable del clima es una mejor comprensión de estas variaciones, que se extienden a más de 10 años. En este sentido, la consolidación de satélites como el Topex/Poseidón y Jason, y su asociación con otros satélites, además de con las medidas in-situ, es un gran triunfo.