Los satélites toman el pulso al Mediterráneo

Cuna y cruce de civilizaciones, el Mediterráneo es hoy en día un mar en peligro. Con cerca de 400 millones de residentes, un tráfico marítimo importante, así como un turismo muy desarrollado, la presión humana sobre su ecosistema es cada vez mayor. Tanto sobre las costas como a los alrededores, su equilibrio se ve amenazado. Por otro lado, el Mediterráneo influye mucho en el clima de los países ribereños, y en sus recursos hídricos.

Los satélites de observación de los océanos aportan cada uno su granito de arena al conocimiento del Mediterráneo y a su previsión, a través de modelos y de programas de estudio. Este conocimiento, estas previsiones, deberían permitir en un futuro resolver mejor o incluso prevenir los problemas.

Para saber màs :