¿Qué corriente hará mañana?

 

Cielo azul, vientos de oeste, lluvia o niebla, el tiempo que va a hacer interesa a todo el mundo. Es incluso vital para aquellos cuyo trabajo depende de los caprichos del tiempo, como los agricultores, pilotos, constructores, marineros, etc. Estos últimos tienen, además, que preocurparse además por el humor del océano: las olas aumentan, las corrientes forman remolinos y varían.
Estos cambios, a veces bruscos, condicionan el número de actividades marítimas, navegación y pesca, investigación científica, construcción costera, explotación "offshore", etc.

 

Predecir el océano como predecimos la atmósfera es actualmente un tema importante en oceanografía. Gracias tanto a la cantidad como a la calidad de las observaciones proporcionadas por los satélites, destacándose el satélite altimétrico Topex/Poseidón, hoy en día comprendemos mejor los océanos, percibimos mejor sus intercambios con la atmósfera y anticipamos mejor sus movimientos. Un importante esfuerzo internacional de cooperación está en curso con la finalidad de que, en un futuro próximo, nadie salga a la mar sin un boletín de previsión oceánica, y que todo el mundo pueda disponer de una previsión fiable del clima.

 

Para saber más: